Corporaciones ¿Instituciones o psicópatas?

La industria mediática es hoy una parte más del sistema económico en el que estamos enredados. Sometida a las mismas exigencias, condiciones y condicionamientos que la industria siderúrgica o agroalimentaria por ejemplo.

Sin embargo hay un matiz primordial: la función social del periodismo. Como dijo Arthur Miller “Un buen periódico, supongo, es una nación hablando consigo misma“. El conflicto reside en la difusa linea entre la rentabilidad comercial y la rentabilidad social.

corporation_ver3_xlg-487x650

La generación de conocimientos va relacionada con la productividad y la competitividad. El periodismo es el cuarto poder. La información es poder y el poder es dominio. Y el control de la información como método de dominación social es una constante en la historia agudizada en la época actual.

El poder descansa en la posibilidad de transmitir información que va a influir en la sociedad, qué temas se van a pensar y qué pensar sobre ellos [ agenda setting ] acotando nuestros cerebros SOLO a esos temas. Los medios de comunicación son el símbolo de control y quien controla los medios tiene el poder. Y como todos estaréis pensando, ese poder necesita de unos mensajes para refrendarse y legitimarse.

La supremacía está en manos de las macroestructuras socioeconómicas que se mantienen por encima del poder nacional que sea. Los mensajes diarios llegan “contaminados” de sus intereses pero no se advierte de ello al público. La élite de poder se circunscribe a círculos pequeños, comunes, cerrados y endogámicos. Esto solo puede funcionar si unos pocos controlan el poder y toman las decisiones con una participación superficial de la masa.

El dominio tiende a concentrarse más y más. En la industria mediática, desgraciadamente, lo importante no es su función social sino el capital, la rentabilidad económica. Comienza aquí la concentración de medios, la integración o la internacionalización. Esto, a la larga, reduce la oferta. Aunque dos medios de comunicación sean distintos si sus accionistas son iguales, ambos medios tendrán intereses comunes, por lo que nos ofrecerán un producto, en esencia, ligeramente parecido.

Si es así, es hora de plantearnos quién está detrás y si verdaderamente existe pluralidad en los medios de comunicación. Las fusiones entre los medios no pueden tratarse como si de dos bancos se tratase. El periodismo nace para poner en tela de juicio la lógica sistémica dominante y advertir a los ciudadanos de sus peligros para que no se encuentren perdidos entre la sobreinformación y los mensajes espectaculares.

El siguiente documental The Corporation, {titulado en España Corporaciones. ¿Instituciones o psicópatas? y realizado por dos periodistas canadienses en el año 2003} en tres entregas muestra el desarrollo de la sociedad anónima contemporánea, desde una entidad legal que se originó como una institución del gobierno con funciones públicas específicas, hasta el alcance de una institución comercial moderna titulada con la mayoría de los derechos legales de una persona.

Advertisements